TECNICA
Fotografía de aves
AVES, ALPISTE E IMAGINACION

Por © Sergio Massaro
©
Belén Etchegaray


© Belen Etchegaray

Uno de los temas más retratados en la naturaleza son las aves, pero muchas veces nos vemos desilusionados de los resultados al notar que la distancia de nuestro objetivo dista mucho de ser la ideal para lograr buenos acercamientos.
Para resolver este problema, existen diferentes técnicas de acercamiento que sin demasiada inversión y con mucha imaginación y paciencia, logrará que obtenga las fotografías buscadas.
LA ELECCION DEL LUGAR

El primer paso que debemos dar, es seleccionar el lugar adecuado para realizar nuestras fotos, que puede ser cerca de alguna laguna, en el medio del campo o bien en el jardín de nuestra casa.
Para poder sacarle el mejor partido a las posibilidades que se presenten, será necesario realizar un estudio previo realizando muchas observaciones a lo largo del día y en diferentes épocas del año, de esa manera se podrá conocer con certeza qué especies acuden allí, de qué se alimentan, cuáles son sus costumbres, sus lugares preferidos, cuándo actúa mejor la luz, cuál es el mejor lugar para ubicarse, qué posibilidades existen de acercarnos a corta distancia sin alterar su normal comportamiento con nuestra presencia.
Todo eso junto, el lugar, el estudio, la observación y el respeto es la primera pieza del equipo que necesitamos para obtener un resultado de calidad.

 

ACERCANDONOS

Todos sabemos que las aves escapan a la presencia humana, por lo que deberemos buscar la manera de acercarnos lo más posible tratando de pasar desapercibidos.
Para esto existen diferentes elementos que nos ayudaran, desde hides, capas camufladas hasta el simple hecho de mantenernos quietos por largo tiempo en un mismo lugar.

LOS HIDES

Los hides (carpas tipo iglú de tela camuflada y con aberturas a sus costados) deberán ser colocadas en lugares estratégicos, siempre por la noche y muchas veces con uno o dos días de antelación a nuestra jornada de trabajo, buscando que las especies se acostumbren a su presencia.
Cuando llegue el día destinado a realizar las fotografías, será indispensable que ingresemos antes que salga el sol y dispuestos a pasar una larga jornada dentro de él.

Existen en el mercado una variada oferta de hides, desde los clásicos en forma de iglú, hasta aquellos que podremos desmontar y armar al ras del suelo, resultando éstos de menor impacto visual en aquellas zonas donde la vegetación es escasa.
La diferencia entre uno y otro será la foto que podamos lograr en lo referente al punto de vista, encuadre, composición y perspectiva.

HIDROHIDES

Para aquellos fotógrafos que prefieren los bañados y esteros, existen los “hidro hides” que estan formados por una plataforma flotante que sostiene una estructura donde se ubica el fotógrafo acostado o parado, cubierto por una red de camuflaje. Estos nos permiten adentrarnos en zonas lacustres no muy profundas. Para su utilización necesitaremos de botas de agua o un vadeador de los que utilizan los pescadores, ya que seguramente pasaremos una buena cantidad de horas en las que nos tendremos que mantener parados con el agua hasta la cintura.

 


© Antonio Liebana


© Antonio Liebana


© Antonio Liebana

CAPAS DE CAMUFLAJE

Las capas de camuflaje suelen ser prácticas de transportar y de mucha utilidad. Su función principal es la de pasar desapercibido y deformar la figura humana.
Se la puede utilizar tipo poncho o bien colgarla por delante –utilizando ramas o alambrados- para que tapen nuestra presencia.

Dependiendo del comportamiento y la zona donde se encuentren las aves, podremos adaptarnos a ellos mediante el ingenio o la utilización de los diferentes elementos que tengamos. Solo podremos acercarnos con éxito si conseguimos formar parte del entorno en el que trabajamos.


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray


DISPARO REMOTO

Si no poseemos de lentes de distancias focales largas, podemos optar por los disparos remotos; de esta manera armaremos nuestro posadero, colocaremos nuestra cámara en un trípode, realizaremos las mediciones necesarias –así como la composición correcta- y podremos alejarnos para disparar nuestra cámara a cierta distancia.
El inconveniente de esta técnica es que las composiciones en nuestras fotos serán todas iguales, pero lograremos unas muy buenas fotografías hasta con un granangular.


AVES CONFIADAS

Existen algunas zonas o especies, donde las aves podrán acudir a su posadero sin necesidad de ningún tipo de escondite; será fundamental quedarse lo más quietos posibles y realizar movimientos muy despacio para no ahuyentarlas. La paciencia y la práctica serán indispensables para los buenos resultados.


© Belen Etchegaray

 


COMEDEROS Y POSADEROS

Ya sea que estemos de viaje o que dispongamos de un jardín, la creación de un comedero, es una muy buena alternativa que nos brinda múltiples posibilidades fotográficas a lo largo de todo el año, sobre todo si le dedicamos una atención constante y las aves se acostumbran a acudir a él en busca de alimento.

Al colocar el posadero es importante tener en cuenta el fondo, se recomienda que luego de armarlo, se tomen una o varias fotos previas, para poder estudiar con detalle los fondos, evitando los reflejos, los colores desparejos que pudieran reflejarse de las hojas secas en el piso o cualquier otro elemento que moleste a la composición.


© Belen Etchegaray


En esta fotografía, luego de obtenerla, notamos que en el fondo salian reflejos color ocre, por lo que optamos por quitar todas las hojas que se encontraban en el piso para lograr un fondo mas uniforme.


© Belen Etchegaray

Una vez que hayamos encontrado un sitio con el fondo homogéneo o con colores que ayuden a resaltar el color de las aves, ubicaremos el hide o la tela de camuflaje en un ángulo que nos sea favorable y nos dispondremos a colocar el alimento para atraer a las aves. Será necesario estudiar previamente de qué se alimentan las aves de esa zona en particular para, de esa manera, lograr la mayor presencia alar posible.


© Belen Etchegaray

Semillas, diferentes tipos de frutas (manzana, naranja, banana, etc) y hasta migas de pan serán de mucha ayuda.
Colocar el alimento en algún lugar estratégico para que ésta no salga en nuestras fotografías, asegurándonos que las aves deban posarse en la rama que hemos colocado para alimentarse, lo que nos permitirá retratarlas a corta distancia.


© Belen Etchegaray

 


© Belen Etchegaray


Lo mejor es armar el posadero lo más natural posible, por lo que si lo hace en el campo, es recomendable llevar varios elementos (ramas, piedras, alimento) en el baúl del coche lo que le permitirá no perder tiempo y, sobre todo, no tener que cortar ramas o quitar elementos de la naturaleza innecesariamente. Sin duda, las ramas que poseen líquenes o algunas clases de musgos, son las más llamativas para nuestras fotografías... pudiendo colocar varias ramas diferentes en el mismo posadero para lograr diferentes tomas en un mismo lugar.


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray



EL DESENFOQUE DEL FONDO

Los elementos que compongan el fondo de nuestra fotografía se deben encontrar alejados para, de esa manera, poder lograr fondos desenfocados con la eleccion del diafragma adecuado a cada situación, lugar, hora del día, etc.
Si no logramos encontrar un fondo acorde, el colocar nuestra cámara en contrapicado logrando que el fondo sea el piso, solucionará nuestro problema, logrando fondos limpios y parejos.




© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray

 

LOS LENTES

En cuanto a los lentes utilizados, se suele trabajar con ópticas que van desde los 300 a 600 mm, siendo el uso de duplicadores de mucha ayuda sobre todo en aquellos lugares donde no hay problemas de iluminación. Sin embargo, se puede trabajar con objetivos de menor distancia focal utilizando comandos de disparo a distancia. Por esta razón, para fotografía de aves en posaderos y comederos se requiere más ingenio que equipo.

Los diafragmas recomendados para paseriformes van del f/8 a f/11, mientras que el flash de relleno es imprescindible, ayudando a obtener brillo en el ojo del ave y rellenar las sombras suavemente.
El trípode es otro de los elementos indispensables, el mismo deberá ser robusto y preparado para que no se mueva, dado que necesitaremos tener permanentemente enfocado nuestro posadero esperando a que las aves se posen en ellos, lo cual a veces ocurre durante solo unos segundos.

 


© Belen Etchegaray

RESPONSABILIDAD

Si ha estado trabajando con comederos por varias jornadas en un mismo lugar, asegúrese de ir quitando el alimento de a poco para que, de esta manera, las aves –que acudirán allí para alimentarse- se vayan acostumbrando a la ausencia de comida y puedan ir alternando con otros lugares en busca de su alimento diario.

Nada de lo antes mencionado se puede llevar adelante sin la herramienta principal y más importante de cualquier fotógrafo de naturaleza: la paciencia, la experiencia y la práctica, las que le permitirán aprovechar al máximo todas las prestaciones de su equipo sin importar cuál sea.


© San Sebastian de la Selva

ATRAER A LAS AVES

Atraer varias aves: granos, alpiste, maíz, galletitas picadas, frutas, pedacitos de carne, alimento balanceado para mascotas, serán bienvenidos; de esta manera al tener variedad de comida, tendrá variedad de aves, (insectívoras, granívoras, etc.).
Colibríes: responden a estímulos visuales y olfativos, para eso habrá que instalar un posadero especial que venden en casas de mascotas y viveros con formas de flores de color rojas, amarillas y azules, colocando dentro de él agua azucarada (dos tercios de agua y uno de azúcar). Para minimizar el rango de dispersión de los colibríes y llevarlos a la flor donde tenemos pre enfocado, podremos tapar con algunas telas las demás flores.
© Belén Etchegaray
PROHIBIDA SU REPRODUCCION TOTAL O
PARCIAL SIN AUTORIZACION DEL AUTOR

 

 


EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
MAS DE 10 AÑOS JUNTO A VOS!

- AVISO LEGAL - QUIENES SOMOS - CONTACTO -


© 2003 - 2017 - FNA - Fotografía de Naturaleza Argentina -
Todos los derechos reservados