SEGUINOS TAMBIEN EN
 

 

 

 

 


Los últimos gorilas de montaña


Textos y fotos © Julio Alvarez Peñalver

En muchos lugares de África la supervivencia de muchas especies vegetales y animales se encuentran peligro crítico de extinción, uno de estos lugares es Rwanda, donde todavía podemos adentrarnos en la selva lluviosa para tener un mágico encuentro con unas de las especies más críticamente amenazadas del mundo, el GORILA DE MONTAÑA.


Estos magníficos animales viven en los tres países que comparten el Parque Nacional de Los Volcanes Virunga, que son: Rwanda, Uganda y República Democrática del Congo.

El Parque Nacional de los Volcanes Virunga (Patrimonio de la Humanidad) se crea en 1925 siendo el primer espacio protegido de África, está formado por unas 13.000 hectáreas de un rico ecosistema de montaña, el cual incluye árboles de hoja perenne, bosques de bambú, praderas, pantanos, brezales y grandes ortigas, además de 200 especies de mamíferos y 700 de aves la mayoría amenazadas.

En esta zona encontramos el triángulo formado por los volcanes Karisimbi, Mikeno y Visoke, lugar que es un santuario para los gorilas de montaña. Se alcanzan altitudes superiores a los 4.000 metros, siendo el volcán Karisimbi (4.507 m), situado en la frontera de la República Democrática del Congo, el más alto de la cadena, seguido del Volcán Visoke (3.711 m) ubicado en la misma frontera, a continuación encontramos el Volcán Sabinyo o Sabyinyo (3.634 m), compartiendo frontera con Rwanda, Uganda y República Democrática del Congo; y por último los volcanes Cahinga (3.474 m) y el Muhabura (4.127 m), ambos situados en la frontera de Uganda.

El Parque Nacional de Los Volcanes Virunga se hizo famoso a raíz del estudio que empezó en 1960 la Primatóloga norteamericana Dian Fossey, siendo la pionera en el estudio del comportamiento de los gorilas de montaña, labor que en la actualidad sigue la fundación que lleva su nombre. Tuvo que pagar con un alto precio la dedicación para salvar a estos animales, ya que fue asesinada en el Centro de Investigación de Karisoke en 1985, un crimen que en la actualidad sigue sin estar resuelto. Su vida fue llevada al cine tres años después de su muerte, en la película “Gorilas en la niebla”, lo que hizo que el interés en visitar la zona aumentará notablemente, convirtiéndose en 1990 en el santuario de gorilas mejor organizado y más popular de África.

 

 

Sin embargo su andadura no ha estado exenta de problemas, muchos de ellos a causa de los diferentes conflictos armados y desordenes sociales que desde 1944 viene sufriendo la región y el entorno del parque. Todos estos conflictos han asolado durante años la zona y no han ayudado a su conservación.

En febrero de 1992 el parque fue cerrado al ser asesinados dos empleados, volviéndose a abrir en junio de 1993; siendo evacuado de nuevo en abril de 1994 a causa del genocidio rwandés. Finalmente, se formó una base permanente en julio de 1999 y desde entonces el turismo ha crecido rápidamente.

Sin duda, la pérdida de su hábitat es la mayor amenaza para la especie. Según las investigaciones del Instituto Congoleño de Conservación de la Naturaleza, colaborador de WWF/Adena, en los últimos meses residentes ilegales asentados en el Parque Nacional de los Virunga han talado 1500 hectáreas de un hábitat de primordial importancia para los gorilas, las agresiones y asedio de los lugares donde habitan estos animales reduce el área reproductora y limita sus fuentes alimenticias fundamentales, recluyéndoles, cada vez, en áreas más pequeñas.

 

La población de gorilas esta compuesta por 380 individuos en los Montes Virunga (censo del 2004) y 320 en Uganda (Bwindi Impenetrable Forest National Park), en un área de aproximadamente 420 kilómetros cuadrados entre Rwanda, Uganda y República Democrática del Congo. Siendo la población de Rwanda de entre 140 y 160 individuos, aunque en los últimos años hay informaciones que indican que el número de individuos ha tenido, aunque pequeño, un esperanzador crecimiento.

Pero este crecimiento no es suficiente, hemos podido ver en las noticias de todo el mundo como en la Republica Democrática del Congo han sucedido matanzas de gorilas. Los gorilas están amenazados permanentemente al vivir en algunas zonas donde no reina el control de las leyes. Es más, en muchos lugares tienen que compartir el territorio con grupos rebeldes armados, que los matan para comérselos, por diversión y en algunas ocasiones para traficar con partes de su cuerpo. Sufriendo también grandes bajas a causa de los furtivos, que han causado grandes estragos en la población de gorilas.
Los gorilas de montaña fueron descubiertos el 17 de octubre de 1902 por un explorador alemán llamado Robert Von Beringe. La caza sin control, la destrucción de su hábitat y la captura de los gorilas para el comercio ilegal lo amenazaron de tal manera que se temió por su desaparición en el mismo siglo en el que había sido descubierto. Actualmente, dentro de los gorilas se distinguen tres subespecies:
Gorilla gorilla gorilla (gorila de planicie occidental) también llamado gorila de llanura occidental, que ocupa las zonas de Camerún, Guinea Ecuatorial, República Democrática del Congo, República Centroafricana y una pequeña parte de Nigeria. La Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN), que se encarga de publicar la lista roja de especies amenazadas ha puesto al gorila occidental en el estatus más alto de riesgo, el de Peligro Crítico de Extinción (www.iucnredlist.org) . El paso a este estatus es consecuencia de la caza furtiva, a la destrucción de su hábitat y a las epidemias masivas del virus ebola, que causa una mortalidad, en algunas zonas, de hasta un 95%.
Gorilla gorilla graueri (gorila de planicie oriental) que encontramos en la República Democrática del Congo. Tiene un cuerpo más ancho y fuerte que el gorila de llanura occidental, así como la cara más alargada y el pelaje más negro. Al igual que el anterior se encuentra en Peligro Crítico de Extinción (www.iucnredlist.org).
Gorilla gorilla beringei (gorila de montaña) su pequeña población se restringe a la cordillera de los Volcanes Virunga y a una pequeña zona del sudoeste de Uganda. Su estado en la lista roja de especies es el de Alto Riesgo de Extinción en un futuro próximo (www.iucnredlist.org).


Los gorilas de montaña viven en grupos, normalmente, formados por uno o dos machos adultos, llamados espaldas plateadas (silverback) por el pelo blanco de su espalda que indica su madurez sexual alcanzada a la edad de 13 años; varios machos jóvenes (blackback), hembras adultas, jóvenes y recién nacidos.
El espalda plateada empiezan a formar su grupo a la edad de 15 años. Este suele estar constituido por tres o cuatro hembras junto con algunos jóvenes. El macho de espalda plateada protege al grupo de peligros exteriores, como la intrusión de otro macho de un grupo vecino, de otros animales y de la presencia de furtivos a los que se enfrenta para proteger a su grupo familiar. Si el líder muere, el grupo se deshace.
Las hembras alcanzan su madurez sexual a la edad de 8 años. En ese momento comienzan a introducirse en diferentes grupos, hasta que tiene lugar el nacimiento de su primer hijo, a una edad que ronda los 10 años, después de una gestación de ocho meses y medio a nueve meses. Mantiene una estrecha relación con la cría durante un periodo de aproximadamente 4 años, después de los cuales se debería producir otro nacimiento. Al principio la madre gorila transporta al recién nacido sobre su pecho, pero muy pronto el gorila aprende a sujetarse solo y entonces se sube a la espalda de su progenitora, viajando así hasta que alcanza la edad suficiente para caminar por sí mismo. Las hembras permanecen al lado del macho espalda plateada de su grupo hasta su muerte.
La dieta de los gorilas es principalmente vegetariana, comiendo 27 kg de hierba cada día y llegando a diferenciar 58 especies diferentes de plantas comestibles, enriqueciendo la dieta en ocasiones con insectos como las hormigas, que son una fuente extra de proteínas en su alimentación. Apenas beben agua, el aporte hídrico necesario lo obtienen de los vegetales que consumen.

Durante la noche cada miembro del grupo construye un nido en el suelo para descansar, cambiándolo todas las noches, conducta que evita la agresión de ciertos animales como las serpientes o de parásitos como las molestas garrapatas. Son animales sedentarios que no se mueven más de un kilómetro por día, trasladándose sólo grandes distancias cuando se produce una lucha por el territorio con otro grupo, un cambio climático importante o la agresión humana.

El gorila de montaña no tiene enemigos naturales, por lo que viven más de 50 años en libertad. La naturaleza es su único hogar, no teniendo éxito el intento de mantenerlos en cautividad. La presión que la población ejerce sobre su hábitat hace que el más mínimo cambio afecte seriamente a su supervivencia.
La visita a los gorilas se rige por unas estrictas normas que todo el mundo debe cumplir y que intentan minimizar el impacto que sobre ellos y su ecosistema tiene la presencia humana.

Todo visitante tiene que tener un permiso que actualmente cuesta 500$ USA, los permisos son facilitados por la ORTPN (Office Rwandaise du Tourisme et des Parcs Nationaux) cuya oficina central esta en Kigali capital de Rwanda o en la oficina que la ORTPN tiene en Ruhengeri. Es aconsejable llevar los permisos contratados desde España debido a la gran demanda existente que hace muy difícil conseguirlos en destino.
Es imprescindible no tener fiebre, diarrea, o cualquier otra enfermedad para evitar un contagio a los miembros del grupo, que son muy vulnerables a las enfermedades humanas. No está permitido llevar comida y mucho menos intentar dar de comer a los animales. No podemos acercarnos más de lo que el guía del parque nos indique, que por lo general es una distancia de 7m, aunque la curiosidad y tranquilidad de estos animales hace que muchas veces sea inferior, llegando a sentarse a nuestro lado e incluso tocarnos. No podemos llevarnos nada del interior del parque.

 

Si tenemos que satisfacer nuestras necesidades fisiológicas hay que indicárselo al guía, que nos acompañará a un lugar apartado, donde caváremos un agujero y después taparemos bien. Esta totalmente prohibido escupir en el parque, al igual que tirar cualquier tipo de basura.
En presencia de los gorilas hay que moverse lentamente, sin hacer gestos bruscos, usando una voz tranquila y sosegada. Se puede dar el caso de alguna demostración de fuerza por parte de algún macho del grupo (generalmente el espalda plateada jefe de la familia), haciendo sonidos vocales, golpeándose el pecho y corriendo hacia nosotros, en esta situación debemos permanecer inmóviles, con la mirada hacia el suelo, nunca le miraremos directamente a los ojos, es un signo de amenaza, y cuando la demostración de fuerza acabe nos dirigiremos hacia nuestro guía muy lentamente.
Sólo permaneceremos con el grupo 1 hora, contando desde el momento que los tenemos delante, para evitarles en lo posible situaciones de estrés. No se pueden hacer fotografías con flash.

 

El día designado para la visita nos levantamos muy temprano para, después de desayunar, dirigirnos al centro de visitantes del parque, donde tenemos que estar a las 7:30 am. Al centro deberemos llegar en nuestro propio medio de transporte, con el cual iremos hasta una zona de aparcamiento antes de empezar la marcha por la selva.
Una vez en el centro de visitantes nos designaran una familia de gorilas, a partir de este momento el guarda que nos acompañara procede a dar una serie de explicaciones sobre la visita, sus normas de seguridad, algunos datos sobre la especie y nos informa de las características del grupo que vamos a ver, explicándonos de cuantos miembros esta compuesto, sus nombres, cuantos espalda plateadas hay, etc.
Después de esta introducción por parte del guarda, nos dirigimos en el coche hasta la zona de aparcamiento, desde donde seguiremos a pie.

Tenemos que estar en buena forma física, la humedad, la altitud, los trayectos largos y abruptos someten a una dura prueba nuestra capacidad física. Si tenemos algún problema físico o no estamos en buena forma debemos avisarlo, para que en lo posible, nos designen un grupo que no requiera un gran esfuerzo para llegar hasta donde se encuentran.
Tenemos que ir equipados con botas altas, pantalón largo, camisa de manga larga, guantes para evitar las ortigas, un chubasquero que transpire, para no estar todo el día empapados, y abundante agua para mantenernos hidratados, la humedad cercana al 98% y el calor hacen que perdamos líquidos muy rápidamente.

El camino transcurre por zonas de siembra, de bambú y de selva, haciéndose el trayecto cada vez más duro, debido a la humedad, que hace que la senda este muy resbaladiza, a la vegetación que lo cubre todo haciendo la marcha en muchas ocasiones muy lenta, a las ortigas que si no llevamos ropa larga nos hacen pasar muy malos momentos y sobre todo la dureza del recorrido que cada vez se va haciendo más empinado y más difícil de andar. Sin embargo los sonidos de los gorilas, que se van oyendo durante todo el trayecto, y el nerviosismo que tenemos por verlos hace que nuestro cansancio pase desapercibido. Una vez que nos acercamos a la zona donde se encuentran los gorilas, llega un momento donde tenemos que dejar todo lo que llevamos encima, mochilas, agua, etc., excepto las cámaras fotográficas, bajo la custodia de los soldados que nos acompañan durante la visita.

El momento en que conseguimos ver al grupo es inolvidable, el tiempo se hace corto y nuestros sentidos hacen brotar un sin fin de emociones que nos mantienen absortos contemplando todos los movimientos de los animales, sus juegos, sus sonidos, momentos de su vida y sobre todo la tranquilidad que muestran hacia unos intrusos que interrumpen su calma diaria para observarlos y fotografiarlos.
Es sin duda alguna un privilegio poder haber estado a escasos metros de unos animales tan impresionante, de unos seres vivos tranquilos, amables, que nos dejan inmiscuirnos, por un corto espacio de tiempo, en su vida diaria. Produciéndose el momento más espectacular cuando los vemos por primera vez. Sus miradas, sus sonidos, sus movimientos y sus juegos nos atraen de tal manera que hacen el momento inolvidable, manteniéndose los recuerdos vivos en nuestra mente para toda la vida.
Si no ponemos todos nuestros esfuerzos en terminar con todos los problemas que azotan a los gorilas (deforestación, caza furtiva, enfermedades, etc) en poco tiempo no podremos disfrutar del magnifico espectáculo de estos majestuosos animales.

Todo ello nos hace tomar contacto con la importancia de conservar nuestro entorno. Nos hace darnos cuenta de que existen diferentes culturas, dentro y fuera de nuestra especie, que han de ser preservadas, respetadas y cuidadas con el fin de evitar su desaparición. Debemos ser capaces de ver que la destrucción que estamos haciendo por nuestra codicia de los diferentes ecosistemas, y de los seres vivos que los habitan, esta afectando a nuestra supervivencia dentro del planeta; es primordial cuidar y respetar nuestra naturaleza para, de esta manera, poder dejar un legado natural lo más amplio posible a las generaciones venideras.

Del respeto de todos nosotros hacia la vida, en cualquiera de sus formas, depende que podamos seguir disfrutando y maravillándonos de esa extraordinaria oportunidad que nos brinda la naturaleza, cada día, de observar sus incontables tesoros.

© Julio Alvarez Peñalver

DATOS DE INTERES:

Agencias de viaje (España):
Avial viajes: www.avial.es
Club Marco Polo: www.clubmarcopolo.es
Bidon5: www.bidon5.es
Natural habitat adventures. www.nathab.com
Baobab expeditions: www.baobabexpeditions.com
Planeta azul: www.planetaazul.net

Ministerio de Sanidad y Consumo:
Datos sobre vacunas, sanidad exterior y atención al viajero.
www.msc.es
www.msc.es/sanitarios/consejos/vacext.co

Organizaciones de protección de los gorilas:
Great Ape Project International: www.greatapeproject.org
Proyecto Gran Simio España: www.proyectogransimio.org
The Dian Fossey Gorilla Fund International: www.gorillafund.org o
www.dianfossey.org
The Gorilla Organization: www.gorillas.org

Permisos de visita a los gorilas:
Office Rwandaise du Tourisme et des Parcs Nationaux (ORTPN)
The Rwanda Tourism Board
Boulevard de la Revolution nº 1
PO Box 905
Kigali, Rwanda
Tel: (250) 576514 ó 573396
Fax: (250) 576615
e-mail: reservation@rwandatourism.com



Páginas generales:
www.rwandatourism.com
www.gov.rw
www.rwanda.net
www.visituganda.com
www.congonline.com
www.uwa.or.ug
www.iucnredlist.org

 


EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
MAS DE 10 AÑOS JUNTO A VOS!

- AVISO LEGAL - QUIENES SOMOS - CONTACTO -

© 2003 - 2017 - FNA - Fotografía de Naturaleza Argentina -
Todos los derechos reservados