SEGUINOS TAMBIEN EN
 

 

 

 

 

Técnica
LA ILUMINACION


Por © Fran Nieto

Luz Natural:

La luz natural no suele ser la más adecuada para el trabajo de macro.

Por un lado su calidad, dirección, dureza y color dependen de la posición del sol y de la existencia de nubes. En pocas ocasiones encontraremos un cielo parcialmente nublado que produzca una iluminación suave y poco contrastada. De cualquier forma tan sólo en las horas cercanas al mediodía la temperatura de la luz es la idónea para las películas de luz de día, y justo a estas horas la calidad de la luz es ínfima.

Por otro lado y debido a la combinación de diafragmas cerrados y a la extensión que utilizamos en macro, es muy frecuente que la luz natural sea completamente insuficiente, ya que no siempre podemos incrementar el tiempo de exposición lo necesario para compensar estos diafragmas. Los animales suelen moverse y es raro que no exista algo de brisa que agite a las flores y a las plantas.

Uso de luz no natural:

Cuando la luz natural de que disponemos es insuficiente, o su dirección y calidad no son las idóneas para el motivo que fotografiamos se hace necesario el uso de fuentes artificiales de luz. A continuación veremos las más comunes.

Utilización de un proyector de diapositivas:

Es una buena fuente de iluminación, ya que su temperatura de color es muy adecuada para iluminar y además tienen suficiente potencia para utilizar diafragmas adecuados (100-200 w) También son muy útiles a la hora de enfocar.

Si posee un filtro para proteger del calor a las diapositivas debemos procurar eliminarlo, ya que con frecuencia son de color y producen dominantes verdosas en la foto (si no queda otro remedio podemos corregirlas con un filtro púrpura suave).

Utilización del flash:

Es la mejor opción en el trabajo de campo. Permiten una gran movilidad y combinan un relativo bajo precio con una poderosa fuente de luz, fácilmente orientable y ajustable.

Focos de estudio:

En el trabajo de estudio podemos recurrir a este tipo e iluminación. Existen focos halógenos con los que no es necesario corregir el tono de la luz y focos que proporcionan una temperatura de luz baja y que por tanto es necesario corregir, bien sea con el empleo de película para luz artificial o con un filtro 80 B.

Debido al gran calor que producen es imprescindible situarlos lejos de los animales y vigilar constantemente su bienestar. En caso de duda es mejor no utilizarlos...

Reflectores:

Se llama así a una superficie que refleja gran parte de la luz que incide sobre ella.

En el mercado existen reflectores plegables, de poco peso y volumen. Nos permiten aclarar las sombras que aparecen en el lado contrario al del foco de luz y disminuir así el contraste y las feas sombras. Podemos emplearlos con cualquier fuente de luz.

Se pueden adquirir en blanco, plata y oro. Este último puede dar un poco de calor a las fotografías con flash, que suelen presentar unos tonos muy fríos. El blanco por su parte es el que produce una iluminación más suave.



El uso del reflector aclara las sombras que produce el flash, al rebotar parte de la luz que emite éste en la zona contraria al destello.

Se puede construir un reflector de forma sencilla y barata abriendo y recortando a la medida un envase de Tetra-brick.

El reflector lo situaremos de tal forma que salga en la composición, a continuación lo retiraremos lentamente hasta que dejemos de verlo en el visor. Hemos de tener en cuenta que la mayoría de las cámaras presentan una zona de visión de un 90-97 % del fotograma y retirarlo un poco más si es necesario para que el reflector no se vea en ese 3% que queda oculto.

También podemos utilizar el reflector para hacer incidir en él directamente la luz del flash y que sea esta luz rebotada la que ilumine la escena. Con ello conseguimos una fuente de luz de mayor tamaño, lo que redunda en una luz menos directa y más difusa. Esta combinación nos permite iluminar la escena desde cualquier ángulo.

Para conseguir una iluminación más suave se puede recurrir también a rodear el flash con una bolsa de plástico translucida llena de aire y sujeta a éste con una goma. La iluminación será menos dura y direccional. Las cámaras TTL tendrán en cuenta la perdida de potencia de los flashes TTL al ser rebotados o al pasar a través de la bolsa plástica, en otro caso será necesario hacer pruebas para determinar el nuevo número guía...

Número guía de los flashes:

Es una cifra que nos permite elegir la combinación adecuada de diafragma-distancia del flash al motivo.

Coincide con el diafragma que tenemos que seleccionar para una distancia del flash al motivo de 1 m.

El número guía es propio para cada una de las sensibilidades de la emulsión. El número guía que nos facilita el fabricante suele ser el correspondiente a películas de 100 Asa, evidentemente este número es menor en película de baja sensibilidad y mayor en las de mayor sensibilidad. Así tenemos que para película de 50 Asa es 1,4 veces menor, para película de 25 Asa 2 veces mayor...

Esta cifra, aparte de la “generosidad” del fabricante, está pensada para sujetos standard y sufre modificaciones para sujetos muy claros (aumentar la exposición 0.5-1 EV) o muy oscuros (disminuir la exposición 0.5-1 EV), espacios muy pequeños (disminuir la exposición 0.5-1 EV) , espacios grandes (aumentar la exposición 0.5-1 EV)

Si nota que en general su flash no se comporta como espera puede ser útil comprobar el número guía suministrado por el fabricante. Para ello basta con situar el flash a una distancia conocida del sujeto (3 m por ejemplo) e ir disparando a diferentes diafragmas. Luego seleccionaremos la exposición correcta y calcularemos el número guía real según la fórmula NG= Diafragma x distancia.

En flashes TTL la exposición es controlada por la cámara y es infrecuente que aparezcan problemas de exposición (dejando al margen los sujetos muy claros o muy oscuros).

En ocasiones el fabricante proporciona el Nº guía en pies, en este caso para calcular el número guía aproximado en metros deberemos dividirlo por tres.

Cables de extensión:

En macro es poco recomendable utilizar el flash en la zapata de la cámara, debido por un lado a la fea iluminación que produciría, llena de sombras detrás del sujeto y excesivamente plana, y por otro lado a que el propio objetivo impide que la luz llegue al motivo.

Para evitarlo se separa el flash de la cámara por medio de un cable. Los más avanzados, útiles y caros conservan las funciones de TTL de la cámara.

También existen células fotoeléctricas que mantienen el TTL de los Flashes sin necesidad de andar colgando con cables por todas partes. su precio es muy similar de los cables y su comodidad y versatilidad enorme.

Pilas:

Al igual que es imprescindible llevar pilas de repuesto para la cámara es necesario contar al menos con un segundo juego de pilas para el flash. El uso de pilas recargables es el idóneo, por su relación calidad-precio y por su menor impacto ambiental.

Las mejores pilas recargables en la actualidad, y en tanto no se instalen las pilas de Ión-Litio son las del Metal-Hidruro.

Tenga en cuenta que la capacidad de las pilas se reduce drásticamente con temperaturas bajo cero. Lleve suficiente cantidad de pilas o prevea como cargarlas. Existen en el mercado cargadores solares para pilas que permiten su carga lejos de la civilización.

TIPOS DE ILUMINACIÓN

Luz Frontal:

Provoca la ausencia de sombras en el motivo y que la composición aparezca plana, sin volumen.

Contraluz

A contraluz la saturación de los colores es mayor, así como su pureza. Además en numerosas ocasiones los colores que aparecen son muy distintos a los reflejados y la composición gana muchísimo con esta luz.

Es muy recomendable esta luz con las flores, especialmente las de colores claros, helechos, patas de anfibios...

Es recomendable que la fuente de luz no aparezca en el fotograma, pues sino saldrá una zona de velo bastante desagradable.



Iluminé esta escena con un flash a contraluz enfocando en los ojos.

Nikon D70; MicroNikkor 105 mm 1:2.8 a vel 125 y f/11 con anillos de extensión; flash.

Luz Lateral:

Proviene de fuentes situadas cerca de los 45º respecto a la cámara. Produce resultados naturales y sombras en el lado opuesto que normalmente es necesario aclarar con un reflector o un segundo flash.





Un flash situado muy oblícuo respecto a los sujetos de la toma le dan sensación de volumen a cuerpo, a costa d eunas sombras acusadas que no se aclararon por dificultades para situar otro flash.

Nikon D70; MicroNikkor 105 mm 1:2.8 a vel 125 y f/11

Luz rasante:

Situada a 75-90º del eje de la cámara y muy cerca del plano horizontal la luz acentúa las texturas del objeto que fotografiamos.

El inconveniente es que si la luz procede de un solo punto el contrario aparece muy oscuro o negro. Para evitar este problema se recurre a un segundo punto de luz o a un reflector.


La luz lateral proporciona textura a los elitros de este escarabajo.

MicroNikkor 60mm 1:2.8 a vel 125 y f/11. Fuji Velvia 50. Luz directa con un flash y reflector en el opuesto.

Sombras dobles:

Si utilizamos dos flashes de igual potencia uno a cada lado del sujeto las sombras que proyectan son de la misma densidad. Esta iluminación es poco natural y debe de ser desechada.

Podemos sustituir un flash por otro de menor potencia, situarlo a mayor distancia o colocarle un difusor.

Los mejores resultados se consiguen cuando la segunda fuente arroja entre la mitad y la cuarta parte de luz que el foco principal, lo que equivale a un número guía menor en un factor de 1,4 – 2 o a una distancia de trabajo multiplicada por estos factores.

También podemos sustituir este segundo flash por un reflector, con resultados similares, aunque con una menor movilidad.

Evite las manchas brillantes:

Es muy frecuente que al fotografiar algunas superficies (piel de anfibios, hojas carnosas...) aparezcan manchas brillantes por utilizar una iluminación demasiado frontal, para reducir este efecto basta con utilizar la fuente de luz de forma más oblicua, o recurrir a una iluminación más difusa.

Distancia de la luz:

Cuanto mayor sea la distancia a la que se encuentra la luz menor será el contraste entre el sujeto y el fondo.

Así focos situados muy cerca del sujeto producen fondos sin apenas luz. Si alejamos el foco (al caer la luz en función del cuadrado de la distancia) la luz que llega al fondo es muy similar a la que llega al sujeto. De esta forma podemos eliminar en muchos casos fondos demasiado oscuros (ver fondos negros)

Iluminación indirecta:

Produce una iluminación menos contrastada y menos dura que el uso de fuentes de luz directa ya que el tamaño de la fuente lumínica es mayor que el propio sujeto.

 



Podemos conseguir esta luz haciendo incidir el flash sobre un reflector y dirigiendo éste sobre el sujeto, para conseguir una mayor suavidad podemos situar un segundo reflector en el lado contrario.

También podemos construir una caja de luz, con papel translucido, tipo papel cebolla, que rodee al sujeto y hacer incidir sobre ella dos flashes a 45º, la luz se repartirá homogéneamente sobre el sujeto y producirá una iluminación suave y sin sombras duras.



El uso de un reflector sobre el que se reflejó un flash consigue una iluminación suave pero con sombras que acentúan el detalle y volumen

Objetos claros sobre fondos oscuros:

Esta situación produce una sobre exposición del sujeto debido a que los automatismos del flash producen una descarga de luz, que si bien es adecuada para el negro fondo, queman el sujeto.

Lo mismo sucede, sólo que en sentido inverso, con sujetos oscuros sobre fondos claros, en estos casos el sujeto saldrá subexpuesto.

Para evitarlo podemos subexponer o sobrexponer respectivamente .05-1 EV para lograr que nuestro sujeto salga bien, desgraciadamente los fondos saldrán negros o quemados. También podemos recurrir a realizar una medición puntual del sujeto, el resultado será el mismo...

La única solución efectiva es equilibrar con ayuda de un flash o de un reflector el contraste entre los dos planos, iluminando el primer plano en fondos claros y el fondo cuando este sea más oscuro que el primer plano.

Duración del destello de flash:

El tiempo de descarga del flash es ultracorto, del orden de 1/1000 a 1/50.000. Gracias a estos tiempos tan cortos podemos congelar movimientos que ni las más altas velocidades de obturación de la cámara podrían registrar.

Combinación de Flashes:

Los flashes se pueden combinar entre ellos de dos formas:

1- Mediante cables de sincronización, que conservan el TTL.

2- Mediante células foto-disparadoras. Las más antiguas sólo logran disparar el flash a su potencia nominal, o a una fracción de esta si el flash lo permite. Las más modernas conservan el TTL, pero con objetivos de focal corta puede ser muy difícil situar el captador de forma que el flash esclavo se excite.

Se llama flash esclavo al que depende de otro flash, llamado principal. Su nombre no indica que aporte menos luz, pero es recomendable que así sea. En caso de fallar por lo menos el principal habrá aportado la mayor cantidad de luz a la composición.

El número guía equivalente de la unión de flashes (cuándo su luz incide sobre la misma zona) es igual a la raíz cuadrada de la suma de los cuadrados de sus respectivos números guía.

Luz de relleno:

Se llama así a la técnica de utilizar el flash para aclarar las sombras producidas por la luz natural.

Para ello debemos elegir el diafragma adecuado para conseguir la profundidad de campo que estimemos oportuna. A continuación seleccionaremos la velocidad de obturación adecuada para ese diafragma, pero vigilando que la velocidad de obturación esté por debajo de la de sincronización del flash (normalmente entre 1/60 –1/250). Sí no podemos seleccionar una velocidad inferior a la de sincronización deberemos seleccionar un diafragma más cerrado o recurrir a filtros de densidad neutra. Otra opción es recurrir a flashes y cámaras de última generación, capaces de sincronizar a cualquier velocidad.

El flash no debe aportar toda la luz a la escena, su misión es tan sólo la de aclarar las sombras. Por ello debemos subexponer su destello entre 1 y 2 EV y orientarlo de tal forma que incida precisamente sobre las sombras.

Cuando subexponemos la luz del flash en 2 puntos su destello apenas aporta nada a la luz natural, no precisándose pues ninguna corrección en la exposición.

Sin embargo cuando subexponemos el destello del flah en un punto éste aporta a la escena la mitad de la luz que necesita. Para evitar que el fotograma salga sobreexpuesto deberemos disminuir también la exposición de la luz natural en un punto.

De esta forma las luces recibirán la mitad de su exposición correcta de la luz natural y la otra mitad de la proveniente del flash. Las sombras recibirán tan sólo la iluminación del flash.

Si utilizamos el flash como luz principal podemos usar la luz natural de relleno. Para ello subexpondremos la luz natural entre 1 y 2 EV. Sí subexponemos la luz natural en 1EV deberemos subesponer la luz del flash en un punto para evitar sobreexponer el fotograma. Sí subexponemos la luz natural en 2 o más puntos su incidencia sobre las luces del fotograma es escasa y no necesitaremos compensar el destello del flash

El uso de flash de relleno es más sencillo en general utilizando la cámara en manual. En cámaras que tengan control de compensación independiente para el flash la cosa se simplifica todavía más, así como en los flahes que admitan este ajuste.

Sí queremos subexponer la luz de relleno en punto tan sólo deberemos situar el dial de copensación en -1, de esta forma tanto el flash como la iluminación natural aportarán la mitad de la luz necesaria para la correcta exposición.

En los casos en que el sujeto no tenga un color neutro deberemos compensar a mayores la exposición teniendo en cuenta su brillo.


Encontramos estas plantitas carnívoras con una luz trasera que hacía resaltar sus pegajosas trampas. Para evitar que las plantas saliesen muy oscuras y sin detalles utilicé un flash subexpuesto en medio punto. De esta forma mantenermos el contraluz en las gotas y apreciamos detalle en las hojas, que de otra forma serían casi siluetas.

 

Esta toma intenta transmitirnos el boom de la floración, pero el primer término queda demasiado apagado. Si utilizamos un flash para iluminarlo suavemente podemos lograr que el sujeto principal capte la atención del observador, al tiempo que el fondo transmite esa sensación de abundancia.

MicroNikkor 60 mm 1:2.8 a vel 90 y f/8. En la segunda toma flash de relleno a -2 EV.

Flash múltiple y exposiciones múltiples:

Cuando contamos con un sólo flash y la superficie a cubrir es muy grande o simplemente queremos aclarar las sombras, podemos utilizar un solo flash disparándolo varias veces con el botón que este lleva incorporado para disparos manuales. Es una situación frecuente en la fotografía de cuevas, con fuelles de gran extensión combinados con diafragmas muy cerrados... En caso de querer aclarar simplemente las sombras, debemos situar el flash para el segundo disparo a una distancia 1.4 o 2 veces la anterior.

Si la parte que recibe el nuevo disparo no ha recibido la luz del anterior disparo no es necesario modificar la exposición. En caso contrario debemos tener en cuenta que si el flash incide dos veces en el mismo lugar su número guía se multiplica por 1,4, si lo hace 3 por 1.7, si lo hace 4 por 2...

El mismo razonamiento debemos utilizarlo cuando realicemos exposiciones múltiples sobre el mismo fotograma.

© Fran Nieto
PROHIBIDA SU REPRODUCCION TOTAL O PARCIAL SIN AUTORIZACION DEL AUTOR
Web Personal


EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
MAS DE 10 AÑOS JUNTO A VOS!

- AVISO LEGAL - QUIENES SOMOS - CONTACTO -

© 2003 - 2017 - FNA - Fotografía de Naturaleza Argentina -
Todos los derechos reservados